Seguinos en estas redes sociales

Edición Nº 7,080
Miércoles 26 de julio de 2017
Miércoles 26 de julio de 2017 - Río Grande, Tierra del Fuego - Argentina

29-08-2014
Presunta falsificación de firmas
Aciar recomendó “boquita cerrada” a presuntos autores y partícipes
Aciar recomendó “boquita cerrada” a presuntos autores y partícipes
La denuncia del Dr. Alberto Bovino por presunta falsificación de la firma de los jueces Leandro Álvarez y Roberto Magraner en dos sentencias diferentes, presuntamente de parte de quienes actuaron como sus secretarios, fue analizada por el Dr. Raúl Aciar, reconocido abogado de Ushuaia.
El Dr. Raúl Aciar consideró un tema “delicado” que se haya falsificado la firma de dos jueces en sentencias judiciales y “más delicado es que esto se quiera esconder bajo la alfombra”. Se pronunció a favor de la pericia, que “nos podría dejar tranquilos a todos los que estamos expectantes por ver de qué se trata”. Y sugirió a presuntos autores y partícipes que se llamen a silencio, luego de que ambos jueces involucrados reconocieran las firmas como propias.
Imprimir esta nota
Enviar por mail
Río Grande.- La denuncia del Dr. Alberto Bovino por presunta falsificación de la firma de los jueces Leandro Álvarez y Roberto Magraner en dos sentencias diferentes, presuntamente de parte de quienes actuaron como sus secretarios, fue analizada por el Dr. Raúl Aciar, reconocido abogado de Ushuaia.
En principio se lo consultó sobre la actuación de algunos secretarios que reciben declaraciones y firman, cuando deberían hacerlo fiscales o jueces, por ser una práctica habitual aunque no se condice con el código. “Esto fue, es y será, pero no es una cuestión que sea obligatoria”, aclaró sobre la presencia de un juez o fiscal.
“Es el abogado el que solicita la presencia del juez, del fiscal o los magistrados que corresponde que estén presentes en la audiencia. Esto lo puede hacer y consigue efectivamente esa presencia, porque según el código deben estar presentes”, dijo a Radio Universidad.
No obstante en más de la mitad de los casos, no se cumple con esa presencia. “Todas estas son cuestiones formales. El abogado defensor que está representando los intereses de la gente tiene la responsabilidad de hacer comparecer en las audiencias a los funcionarios que los distintos códigos indican”, remarcó.
Tema aparte es la falsificación que ha generado gran repercusión social, porque se habla del ex juez Leandro Álvarez y el actual juez Roberto Magraner, además de quienes actuaron en su momento como secretarios, uno de los cuales también es juez ahora.
“Yo tengo que decir que lo que conozco, lo conozco a través de los medios; no he tenido acceso a la causa donde habría firmas presuntamente falsificadas o apócrifas, ni tampoco a la denuncia que ha realizado el colega Alberto Bovino”, manifestó el Dr. Aciar.
“Me parece que todas estas cuestiones deben tratarse con una prudencia mayor a la de todos los días. No me parece sano ni que le haga bien a la justicia que se hable por los presuntos autores, por los responsables del juzgamiento y por todos aquellos que tengan algún grado de participación en la causa, mientras se está tramitando”, dijo.
“Acá hay un adelantamiento de opiniones que nunca es sano. Creo que el colega denunciante tiene razón en una cosa, que es sentido común, y es la necesidad de hacer las pericias. Son cuestiones muy sencillas. La autenticidad de una firma, hoy por hoy, con todas las herramientas que tenemos para dilucidar si es auténtica o no, es una tarea que no tiene mucha posibilidad de no ser certera. Si alguien tuviera algún tipo de duda, lo que se estila es hacer más de una pericia, de manera que la cuestión que no satisface un perito la pueda satisfacer otro, o explicar algún otro detalle. No veo por qué no hacer esto, porque eso sería justamente lo que nos podría dejar tranquilos a todos los que estamos expectantes por ver de qué se trata”, planteó.

Mejor no hablar

El abogado cuestionó la opinión vertida públicamente por los dos magistrados a quienes se les habría falsificado la firma, y también la postura del presidente del Consejo de la Magistratura. “No me parece sano que opinen aquellas personas respecto de las cuales se dice que las firmas no le corresponden, ni me parece sano que opine el presidente del Superior Tribunal, que es quien debe decidir. Tampoco me parece sano que se adelanten opiniones, diciendo que si resulta que la firma es auténtica, quien denuncia puede ser acusado de falsa denuncia”, sostuvo de la advertencia contra el propio denunciante Alberto Bovino.
“Lo mejor es la boquita cerrada de todos aquellos que están involucrados, sea como presuntos autores, partícipes en distintos grados e incluso las autoridades que tienen que juzgar o tomar una decisión”, recomendó.

Tema delicado

Aciar remarcó que esta presunción de falsificación apunta contra quienes administran justicia, y “sin ninguna duda es una cuestión delicada. El fondo del tema es delicado. Es delicado que no firmen los que tiene que firmar, y más delicado es que esto se calle, que se quiera esconder bajo la alfombra. Una vez que está planteado, lo que hay que hacer es tramitarlo y esclarecerlo”, pidió.
“En otro estado de derecho, el estado está al servicio de la ciudadanía, no la ciudadanía al servicio del estado. Todo aquel que tiene un cargo en el Poder Judicial debe estar al servicio de la ciudadanía, porque el principal es el ciudadano. Eso es algo que en nuestro país casi se ha olvidado. Por eso cuando ocurren estos casos importa esclarecer la situación: porque los señores magistrados tienen el deber de esclarecer aquellas cuestiones respecto de las cuales son reprendidos”, manifestó el letrado.
Recordó a todos los actores en este hecho, que “acá el que acepta un cargo público, obviamente está para servir al ciudadano, además está expuesto a todo este tipo de cuestionamientos, y debe dar respuestas, no es que haya que callar, ocultar o hacer como que nada ha ocurrido. Debe dar respuestas ante este tipo de denuncias”, enfatizó.

Contratos basura

Por otra parte se lo consultó sobre el fallo de Cámara a favor del ex trabajador metalúrgico de Río Grande, que quedó cesante en 2008, y califica de “fraude laboral” la sucesión de contratos temporarios a la que fue sometido.
Esta sentencia desató nuevas presentaciones, dado que ya hay entre 20 y 30 confirmadas en Ushuaia y alrededor de 50 por ingresar en Río Grande. “Mi opinión es totalmente coincidente con el fallo. No existe la posibilidad de un contrato por tiempo determinado en sucesivas reediciones o sucesivas contrataciones. Hay un elemento básico que nadie puede desconocer: que el contrato de trabajo tiene lo que se llama vocación de permanencia, es decir que es para siempre. En nuestro país la ley de contrato establece esto como una cuestión casi axiomática. La norma es que el contrato sea para siempre, hasta que el trabajador se jubile, renuncie o desaparezca el empleador. Se entiende que el contrato es para siempre. La excepción son los contratos temporarios”, sostuvo.
“Esto que se dice ahora no es ninguna novedad, porque la ley así lo establece. Me parece importante que lo haya dicho la justicia para que comencemos a poner las cosas en su lugar”, observó.
El Dr. Aciar apuntó que cuando se dan estas prácticas, entre otras, con frecuencia no llegan a la justicia “porque se arreglan en instituciones intermedias, sea en la relación entre trabajador y empleador, o en la instancia administrativa ante el Ministerio de Trabajo”, teniendo en cuenta que en estos casos no está actuando la cartera laboral y tampoco el gremio.
“Un contrato por tiempo determinado no puede repetirse diez veces, porque entonces no es un contrato por un plazo definido, sino un contrato que no tiene plazo”, sentenció.
La sucesión de demandas que sobreviene ahora, es consecuencia de que “se ha abusado de esa práctica y porque el número de contrataciones de esta naturaleza, en volumen, se ha excedido a lo que el mercado puede tolerar. No hay otra explicación. Se ha abusado de esta cuestión y ahora hay que soportar las demandas o colocar la relación entre empleador y trabajador en otra dimensión, para que sea posible la continuidad”, opinó.
De parte de las empresas, concedió que “se puede hablar del punto de vista del mercado, de las necesidades, de las demandas estacionales, las temporadas, del mundial. Todo eso es cierto. Lo que ocurre es que en nuestro sistema la ley establece esto y la única manera de ponernos de acuerdo es cumpliendo la ley. Para modificar la conducta en cuanto a la modalidad de contratación, habría que modificar la ley”, concluyó.



 

radio online







Mark3ting - Diseño de Página web - marketing online - hosting en Rio Grande - Ushuaia - Tolhuin - Tierra del Fuego
MARK3TING Diseño Web: 011 3886 4230


 Este sitio utiliza tecnología Surio. Argentina